Sony LinkBuds

Sin duda, los LinkBuds son los auriculares más controversiales en lo que va de año. Los dispositivos no son para todo el mundo, pero la marcada rivalidad entre sus seguidores y detractores es tal, que o los amas, o los odias, no hay punto medio. Lo que sí es cierto, es que son auriculares muy particulares, bastante curiosos y, aunque sus haters no lo admitan, son auriculares novedosos. ¿Vale la pena comprar los Sony LinkBuds? ¿Son los audífonos que estabas buscando? ¿Por qué tienen esa forma tan curiosa?

¿Por qué los Sony LinkBuds tienen esa forma?

Esta es posiblemente la primera pregunta que se hace todo el mundo la primera vez que ve estos dispositivos. Es la primera vez que Sony innova de esta forma, aunque en sí el fabricante japonés no sigue normas. Es por ello que ver unos auriculares con, literalmente, un hoyo en medio, es muy curioso, pero es de esperar de ellos.

¿Qué es ese anillo en los auriculares? Pues sencillamente es su driver. Sí, ese anillo es el encargado de generar el sonido. Las implicaciones de colocar un driver con una forma tan peculiar son muchas, convirtiéndolos en unos cascos únicos. La principal consecuencia que es la protagonista “de tanto odio”, es que escucharás absolutamente todo a tu alrededor, sin trabas.

Cero cancelación de ruido

Los LinkBuds no tienen cancelación de ruido de ningún tipo. De hecho, permiten que escuches absolutamente todo lo que pasa en tu entorno. Pero es que están hechos con este fin, y para personas que necesiten tener una parte de su atención puesta en el ambiente circundante. Son perfectos para usarlos en una oficina, donde no quieres que el resto de personas escuchen lo que tú escuchas, pero no debes desconectarte del mundo.

Chico rapado usando Sony LinkBuds dentro de un bus
Podrás escuchar todo a tu alrededor usando estos auriculares Sony, sobre todo en el exterior | Foto revistagq

Es por ello que no tienen una forma de cancelar el ruido pasivamente, por el anillo/driver no lo permite. Por supuesto, mucho menos tiene ANC. Y esto es lo que divide tanto a los seguidores de Sony. Las tendencias actuales dictan que cualquier TWS debe tener ANC, pero estos son absolutamente todo lo contrario.

Incluso, algunos han estimado que son el total opuesto a los WF-1000XM4, que sí tienen todo lo necesario. Pero entonces, si necesitas ANC, ¿por qué no comprar los XM4? Pues, esa debería ser la respuesta, pero los seguidores de Sony esperaban una versión más reciente de estos últimos, y recibieron, pues, algo distinto.

¿Son realmente innovadores?

De hecho, son los primeros auriculares con un nombre “normal”. Todos los auriculares Sony tienen un nombre en código o muy elaborado. Los LinkBuds viene a ser la primera generación de estos dispositivos de audio con un nombre conciso y no un código de letras y números. Es algo que sinceramente va con ellos.

Entonces, ¿qué tan innovador es un driver en forma de anillo? Y más importante, ¿realmente es bueno?  Para ello, hay que ver qué hay en el interior de ese curioso anillo. La mala noticia es que Sony no ha dado a conocer cómo funciona dicho anillo, y aún no hay un valiente que haya roto los suyos, para deducir cómo es que estos funcionan.

Auriculares Sony sobre superficie rugosa
Su forma de anillo ha sido un adelanto nunca visto anteriormente en auriculares | Foto wallpaperspeed

Lo que sí se sabe, es que allí adentro hay un solo driver, y no es múltiple. Posiblemente y sería lo más lógico, es que sea un armature balance. Lo segundo es que hay tanto un DAC incorporado, y un procesador V1 para controlar todo.

Los drivers armature balance utilizan una señal electrónica para hacer vibrar una lengüeta diminuta que se equilibra entre dos imanes dentro de un recinto diminuto. El movimiento de la lengüeta se transfiere a un diafragma de aluminio muy rígido. Este diafragma está libre de resonancias no deseadas en la banda de audio, lo que le permite producir audio con una claridad excelente.

knowles.com

Comodidad

Si bien no hay quejas de que sean incómodos, cuando los ves por primera vez dan una sensación de “¿y cómo me coloco esto en el oído?”. Al no tener una forma nada intuitiva, es una pregunta que todos se hacen. Es sin duda un fallo que vemos, pues muchas personas han optado por tutoriales, antes de colocárselos por primera vez.

Sin embargo, insistimos en que no son incómodos. Incluso tienen una (también peculiar) forma de ayudarte a escoger el pequeño aro de goma ideal para tus oídos. La app de Sony, que la puedes descargar al escanear el código QR que viene con los auriculares, te pide una “foto de tus oídos”. Esto ayuda a la app a medir y verificar cuál es el anillo que mejor se adecúa a ti, y con el cual quedará bien ajustado. Y sí, funciona muy bien.

La misma app también te brinda imágenes de cómo colocarte los auriculares en los oídos, una vez hayas instalado el aro ideal. De resto, son auriculares que pesan 4.1 gramos, apenas una fracción de los 1000XM4, o incluso un poco menos que los Apple AirPods 3.

Calidad de audio

Este es otro punto que a muchos los divide. Al ser auriculares totalmente abiertos, el sonido puede llegar a disiparse, sobre todo en entornos abiertos. Pero esto no necesariamente dictamina la calidad de audio que al final, es bastante buena.

Los LinkBuds suenan bien, pero dicha calidad de audio se puede apreciar en espacios con poco ruido de fondo. Esto es contraproducente para unos auriculares que están diseñados para sonar con ruidos a su alrededor. Es por ello que posiblemente muchos coinciden en que su calidad de audio se ha visto comprometida. De hecho, pueden sonar tan bien como los 1000XM4, pero debido a su “naturaleza”, no se puede apreciar esa que imprime Sony en sus auriculares.

Como una forma de contrarrestar esa pérdida de calidad en exteriores, Sony adecuó la función sonido adaptativo. Al activarse, aumenta o disminuye el sonido de los auriculares, dependiendo de los decibeles del ambiente. La verdad es que funciona muy bien, y las subidas de volumen no son violentas y van acordes con el sonido alrededor.

Tecnologías incluidas

Aquí Sony fue con todo, y realmente no decepcionan. Desde sensores de movimiento y táctiles, hasta la tecnología DSEE para audio, y micrófonos inteligentes que diferencian cuando cantas y hablas.

Sensores de movimiento

Una de las particularidades de estos auriculares no solo es la tecnología de sensores de movimiento para la percepción de gestos, sino cómo funcionan en sí. Ya hay una buena cantidad de auriculares con este tipo de sensores que liberan a los auriculares de toques en ellos. Es bastante bueno para evitar los fastidiosos toques fantasma, y en este caso lo logran de maravilla.

Basta con tocar tus “patillas”, esa zona del cabello entre tu oído y tus mejillas, para que reconozcan el movimiento. Con dos o tres toques ligeros en esa zona, los auriculares responderán.

Auriculares de anillo dentro del oído de una persona
El sensor de proximidad detecta los toques que harás justo entre el oído y la mejilla | Foto wallpaperspeed

Por supuesto también tienen una superficie táctil con la que igualmente puedes interactuar para activar ciertos comandos. Pero es una experiencia bastante agradable no tener que tocarlos, por lo menos, para cambiar de canción, lo cual logras con 3 toques en esa parte de tu rostro.

Función Speak to Chat

El funcionamiento de la tecnología Speak to Chat de Sony es sencillo: distingue cuando hablas con otra persona y a partir de allí puede bajar o pausar de lleno la canción que escuchas. Es simple y efectiva.

Igualmente distingue cuando estás cantando. Haciendo uso del procesador V1, permite diferenciar los tonos de voz que usas. Esto hace que al reconocer melodías (sí, también cantamos mal) en el tono de voz, y no pause la música cuando cantas. 

La función también considera cuando tarareas o silbas, impidiendo que se pause el sonido.

DSEE y 360 Reality Audio

Cuando mencionamos que la calidad de audio no era mala, nos basamos en un punto importante de las tecnologías añadidas a estos dispositivos Sony. Una de ellas es el DSEE o Digital Sound Enhancement Engine (Sistema de mejora del sonido digital) es un software interno de los auriculares Sony que logra reconstruir el sonido original de las pistas de audio, haciendo uso de algoritmos.

El software DSEE HX™ de Sony mejora las fuentes de sonido existentes (esos archivos mp3 o AAC con pérdidas) hasta alcanzar una calidad de sonido próxima al audio de alta resolución. Esto significa que la tecnología infunde más vida a tu música al mejorar los archivos comprimidos, restaurando las sutilezas de la grabación original.

sony.es

En el caso de la tecnología 360 Reality Audio, es bastante parecida a la de Dolby Atmos, o a la 3D Tempest (aunque en menor medida pues no se usa hardware dedicado a esta) de la PS5 de Sony. Su finalidad es brindarte sonido envolvente, en cualquier dirección.

No obstante, este 360 Reality Audio de los LinkBuds no es sino una muestra de un sonido envolvente. Sí permite escuchar el sonido en todas las direcciones, pero puede llegar a sentirse un poco artificial. El cambio entre direcciones llega a ser un poco tosco, donde si pones un poco de atención, puedes fijarte en el momento en el que cambia de una dirección a otra.

Modificar la potencia de bluetooth

Una tecnología que nadie pidió pero sin duda a muchos les hacía falta, era la posibilidad de escoger entre calidad de audio o reforzar la potencia de la conexión entre el dispositivo al cual están conectados los auriculares.

Audífonos Sony y estuche sobre mano
Son tan pequeños y ligeros que apenas entran en una mano | Foto mireal

Si bien una es inversamente proporcional a la otra (si quieres calidad, no podrás alejarte mucho de tu móvil), la calidad del audio apenas disminuye cuando se escoge la potencia del distanciamiento. Aun así, sí hay una diferencia notable que permite alejarte más de tu dispositivo, sin perder la conexión.

Los únicos formatos compatibles de audio son SBC Y AAC. Es una pequeña decepción que no posean APTX.

En la misma sintonía de la conexión, estos auriculares son compatibles con Google Fast Pair, y la Swift Pair de Windows. Ambas tecnologías permiten una conexión sumamente rápida con los dispositivos compatibles, por lo que la espera por la sincronización de los auriculares con tu móvil o incluso, tu portátil, es casi nula.

Batería y carga

La batería no es algo que impresione mucho, pues se mantiene en el estándar de los TWS actuales. 5 horas y media (comprobados) dura una carga completa de los auriculares, más 17.5 horas que puede retener el estuche, igualmente con su carga completa. En total, casi un día entero de batería, que sin duda es más que suficiente.

Sí permiten carga rápida y de hecho, con 10 minutos de esta pueden llegar a durar hasta 1 hora continua de uso, si te quedas sin energía. Igualmente, la app Headphones Connect te avisará cuando los auriculares ya se hayan cargado en un 30%.

¿Protección IPX4 de mentira?

Una de las premisas de estos Sony auriculares es que tienen protección de nivel IPX4 contra salpicaduras de agua y motas de polvo. Todo bien, hasta que lees que los anillos no tienen ningún tipo de protección. En esencia, solo el pequeño globo táctil posee dicha protección, pero el resto del auricular ¡Cuidado le llega a caer una gota de agua!

Chica deportista usando auriculares
Si bien son ligeros y se sujetan fuertemente, no se recomienda usarlos para entrenar | Foto forbes

Esto hace que usarlos en ciertas condiciones sea prácticamente imposible. Por ejemplo, elimina completamente la idea de ir a practicar running con ellos. De llegar a introducirse una gota de sudor en ese anillo, que en sí ya ocupa una parte importante del cuerpo del auricular, se van a estropear.

Auriculares amigables con el ambiente

Algo que realmente gusta muchísimo de los Sony LinkBuds es que están hechos, prácticamente en su totalidad, de materiales reciclados. Desde su caja elaborada con papel y cartón desechados, hasta el plástico usado en su cuerpo, junto con cada anillo de goma.

El plástico proviene de vehículos reciclados tanto de Estados Unidos, como de Japón.

De hecho, el análisis de huella ecológica de estos auriculares confirma que son productos que no solamente no contaminan en su fabricación, sino que a su vez disminuyen la misma. Es un punto muy agradable para Sony, y que esperamos que el resto de fabricantes también emule.

Conclusión

Sin duda alguna, son unos auriculares muy extraños, desde todo punto de vista. Su caja es más pequeña de la habitual, y la forma en la que se destapa es particular. Es un pequeño cofre de cartón reciclado que logra ser muy entrañable.

Al mirarlos, ni siquiera entiendes cómo es que los vas a usar, a menos que mires sus manuales o la app que los controla. Es que el hecho de usarlos por primera vez, y escuchar absolutamente todo, tanto ellos como lo que te rodea, es una sensación extraña, y se entiende entonces por qué o los amas, o los odias.

Auriculares Sony de color blanco al lado de pellets de plástico
Están fabricados enteramente de material plástico reciclado | Foto tvhifipro

Es cierto que no son auriculares para todo el mundo, especialmente cuando ves que no son auriculares de gama baja (su precio oscila entre los 150 € y 190 €) y da un poco de temor que si los compras únicamente para probarlos, vayas a querer devolverlos al instante.

¿Vale la pena comprarlos? Esa es una pregunta que extrañamente no podemos responder. Lo que sí podemos aconsejar es que los pruebes antes de comprarlos. Llaman muchísimo la atención, sobre todo por su peculiar forma, pero son audífonos que están hechos para un público en específico, y posiblemente no formes parte de este.

Características

  • Peso: 4.1 gramos cada uno.
  • Imán de neodimio de alta potencia.
  • Bluetooth 5.2.
  • Respuesta de comunicación con Bluetooth: 20-20 000 Hz (muestreo de 44,1 kHz).
  • Perfiles Bluetooth: A2DP, AVRCP, HFP, HSP
  • Duración de la batería: 5.5 horas + 17.5 horas.
  • Formatos compatibles: SBC/AAC.

Pros

  • Son muy ligeros.
  • Te permiten escuchar tu entorno sin dejarte mal sabor de boca con su calidad de sonido.
  • La cantidad de tecnología integrada es ideal para disfrutarlos.
  • Son tecnológicamente amigables con el ambiente, lo cual se aprecia mucho.

Contras

  • No están hechos para todo el mundo, sobre todo para aquellos que les gusta la cancelación de ruido.
  • Pueden llegar a ser un tanto complicados de colocar.
  • La tecnología IPX4 no aplica para todo el auricular, haciéndola realmente inutil.
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to Top